40 anys, 40 raons

Razón 9

Promovemos nuevos ensanches residenciales para satisfacer la demanda de vivienda

Antes de la creación del INCASÒL no había en Cataluña más operaciones urbanísticas de creación de suelo urbanizado que las que se llevaban a cabo por parte del Estado. Estas suponían actuaciones desligadas de la realidad urbana existente, a menudo sobredimensionadas y no sometidas a un planeamiento general. El Institut Català del Sòl nace con la idea de ser el brazo ejecutor de la política urbanística de la Dirección General de Urbanismo y con la premisa de que las nuevas actuaciones, en democracia, debían realizarse de acuerdo con y a favor del planeamiento general de los municipios. La creación del Institut permite sustituir la falta de iniciativa privada en la creación de suelo, un negocio que resultaba poco atractivo, y así posibilitar que los nuevos planeamientos que se iban aprobando viesen la luz y no se quedasen solo en el papel. Para poder alojar de manera satisfactoria la demanda de vivienda en muchas comarcas catalanas, ya fuese de promoción pública o privada, era necesario transformar y urbanizar suelo, y es el INCASÒL el que asume este papel.